.

Maquilará licor de cacao de microlotes

San José 09 jun (CSF).- Campesinos de la cooperativa Norandino serán los primeros de Latinoamérica en ofrecer servicio de maquila de cacaos de microlotes a industria bean to bar.  

La planta de licor de cacao que prepara la cooperativa Norandino en su complejo agroindustrial en Piura, Perú, cuenta con tecnología de batch y está diseñada para procesar hasta 500 kilos de licor de cacao por hora con una capacidad anual aproximada de 4 mil toneladas por año. Con la nueva planta la visionaria cooperativa Norandino se abre paso en el mundo de la industria del chocolate de origen y nos muestra una vez más que es posible lograr el valor agregado.

Seis años tomó a Norandino materializar el sueño que empezó en 2011 con una serie de giras y pasantías técnicas a Europa y visitas a aliados comerciales a fin de sondear la pertinencia del proyecto e identificar la tecnología de punta. En un principio se pensó en una planta pequeña de tipo artesanal, pero conforme se fueron dando los intercambios Norandino tuvo la visión de una planta que cumpliera los más altos estándares de calidad de la industria del chocolate bean to bar y que garantizara la calidad física, organoléptica y microbiológica del licor. Nos dimos cuenta que no estábamos para jugar y que se trataba de cumplir con los más altos estándares de calidad y en esa línea dijimos va a ser una planta que procese microlotes de diferentes orígenes de cacao que garantice la trazabilidad completa desde el grano hasta la barra para nuestros importadores y que conserve los principales orígenes y sabores del cacao, rememora el gerente de proyectos de Norandino Fernando Reyes Córdoba.

Un mercado servido

Pero ¿qué motivó a los productores de Norandino a lanzarse a la industria del chocolate por todo lo alto? Según Fernando Córdoba la Norandino dio el salto porque era necesario transparentar la cadena, pues la gran transformación se da actualmente en Europa, con mega plantas que procesan mil toneladas por hora, por día, pero que son incapaces de garantizar trazabilidad a los pequeños chocolateros de la industria bean to bar que necesitan suministro de licor competitivo de gran calidad y trabajado en el origen.

La idea de un planta de trazabilidad completa como la llama Reyes fue acogida por todos los aliados comerciales de Norandino. Pero fueron los amsterdameses de Chocolat Makers los primeros en ofrecer de postular el proyecto a un fondo del Gobierno neerlandés. Dando con ello el impulso para lo que sería el proyecto más ambicioso emprendido por la Norandino a la fecha.

Se trata de una planta de 6.7 millones de dólares co-financiada con fondos de instituciones peruanas también, pero lo más importante de este proyecto es que tenemos la base social, la base productiva y la experiencia de manejar otras fábricas como panela y café; y además tenemos el mercado y los aliados estratégicos que vendrán a dar soporte a este proyecto, comenta Reyes Cordova.31960496 1738565012886720 110002483341819904 o

Con la planta Norandino espera apoderarse de la cadena, desarrollar el mercado del licor, generar trabajo en el área rural y pagar un mejor precio por el cacao a las familias de productores. Si bien en Latinoamérica hay experiencias similares en manos de productores organizados, la de Norandino sería la primera planta de cacaos de nicho o cacaos extra premium, lo que lo convierte en un referente a nivel latinoamericano como empresa asociativa rural capaz de generar valor agregado desde el origen.

El mercado principal del licor de Norandino serán sus actuales clientes quienes además estarían pensando llevar cacaos finos de Ecuador, Colombia y de otros productores de Centroamérica para hacer la maquila en Perú. Hay cacaos muy finos como el cacao chuncho de Cuzco, cacao de amazonas y algunos criollos muy interesantes que están pensando procesarse en esta planta y que son producidos por otras organizaciones de productores, con quienes compartimos los mismos clientes y que nos han manifestado que traerán esa producción para acá, enfatizó Fernando.

Los ahora industriales del cacao prevén ampliar su área productiva en Piura y en la zona nororiental peruana, a fin de poder dedicar el 70% de la producción para la elaboración de licor y el resto para la venta en grano a chocolateros de nicho que prefieren procesar su propio licor

La planta estará lista a mediados de septiembre de este año, pero no será hasta el 2019 que los Norandino comenzarán con las operaciones al cien por cien. Creemos que son tres meses aproximadamente de entrenamiento para el equipo, para desarrollar perfiles de tostado, perfiles sensoriales y conocimientos dentro del equipo, remarcó Reyes.

Un proyecto interesante para la creciente industria del bean to bar, que garantiza un producto virtuoso proveniente de la agricultura de pequeña escala, con origen y calidad organoléptica, reducción de huella de carbono y aporte de valor agregado en origen.

nl. 09.06.18