.

.

EN COSTA RICA la plaga de la moniliasis y la fe puesta en la mejora genética condenó en el olvido a las variedades nativas en el país; pero ahora, 40 años después, resurgen gracias a los probladores originarios quienes supieron resguardarlas y conservarlas hasta nuestros días.