Iniciativas hacia una agricultura limpia

San José 15 mar (CSF).- Recientes datos de la  Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) muestran que la cantidad de uso de pesticidas han aumentado a nivel mundial. Estudios han mostrado también que el uso de químicos causa enfermedades cronicas como por ejemplo problemas cognitivos o diabetes. Una exposición regular también puede causar la muerte entre los campesinos.   

En cambio, la agricultura orgánica evita químicos en sus cultivos. Esa agricultura limpia nos ofrece alimentos sanos y además protege y mejora los recursos naturales. 

En Costa Rica el área total sembrada son 450.000 hectáreas, las cuales han sido acompañada por una intensa aplicación de agroquímicos. En 2017, solamente en 1,7%  de esa superficie agrícola se ha aplicado métodos de la agricultura orgánica certificada. 70% de los cultivos son cultivos agroindustriales y frutas frescas como el café, la palma aceitera, la caña de azúcar, el banano y la piña aglutina. Sobre todo el cultivo de la piña es muy dominante en Costa Rica. En el nivel mundial, Costa Rica es el exportador número uno de la piña. 

El Centro de Investigación en Economía Agrícola y Desarrollo Agroempresarial (CIEDA) y el Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA) de la Universidad de Costa Rica han realizado estudios que mostraron la presencia de residuos de bromacil y ametrina en el agua en regiones como Humedal Térraba-Sierpe y en algunas fuentes de agua de los distritos de Pital, Aguas Zarcas y Venecia de San Carlos, y el cantón de Río Cuarto.

Universidad busca reducir uso de agroquímicos

Pero al mismo tiempo, la Universidad de Costa Rica (UCR), ha tomado la iniciativa para buscar una solución. Junto con especialistas de la Universidad Nacional (UNA) y del Instituto Tecnológico (TEC), la UCR han ofrecido a los productores una alternativa para reducir el uso de agroquímicos en la actividad piñera. La alternativa que ofrecen es un  producto a base de hongos que combaten plagas de insectos, así como enfermedades de los cultivos de piña. Con ese producto no es solamente posible frenar y erradicar enfermedades y revitalizar las raíces de las plantas, sino también  evitar la proliferación de moscas y disminuir a 0 % el porcentaje de intoxicación o envenenamiento para los trabajadores de la finca.

Además la UCR trabaja con los productores de piña para informarlos sobre las prácticas alternativas agrícolas, para reducir el uso de agroquímicos. 

region huetar norte biocontroladores5b2ac1861e023 foto tomada de Universidad de Costa Rica

Es más, hay otras maneras como la UCR ha contruibuido en buscar formas para proteger el medio ambiente. Un ejemplo es el Trabajo Comunal Universitario (TCU) y la Agricultura Orgánica Urbana (TC-468) de la Universidad de Costa Rica (UCR). La idea de esos programas es despertar la conciencia acerca la agricultura orgánica. En ellos se aporta el conocimiento, las técnicas y herramientas acerca de este tema en forma de talleres, charlas y en actividades prácticas como por ejemplo crear huertas dentro los centros educativos. 

Pero también instituciones públicas se han comprometido a apoyar la agricultura orgánica. Por ejemplo las instituciones INA, IMAS y INAMU ofrecen un programa con el nombre  “Mujeres Semilla Gestoras de Vida”, el cual empezó por séptima vez el 5 de marzo. Se trata de un curso de tres meses, en el cual sus estudiantes reciben clases teóricas y prácticas. En este años participan 14 mujeres indígenas de la comunidad Grano de Oro de Chirripó (Cartago), con el objetivo de aprender prácticas agroecológicas. Las participantes fueron acompañadas en su primer día por el presidente costarricense Carlos Alvarado Quesada, el cual prometió durante su candidatura en 2018 fortalecer la producción orgánica. 

Escrito por Sarah Noras