.

Únicos con certificación Bio en Guatemala

Otros apicultores le siguen los pasos, pero de momento no tienen competidores

CSF I San José I 16 ago 2019 

Son la primera empresa rural asociativa dedicada a la producción y comercialización de miel de abeja orgánica en Guatemala. 

Se trata de la Federación Comercializadora de Cafés Especiales de Guatemala, FECCEG, fundada en la ciudad de Quetzaltenango hace más de 12 años.

La FECCEG empezó comercializando café orgánico, luego diversificó con miel de abejas certificada Fairtrade, producción artesanal de panela orgánica y ahora llevan dos años de diversificar con miel de abejas orgánica certificada. Una apuesta difícil pero que empieza a generar réditos a las familias caficultoras y apicultoras de la región.

La cooperativa aglutina a 250 apicultores de ocho departamentos del país, sin embargo solo 62 de ellos se dedican a la apicultura orgánica con un total de 3000 colmenas. Los apicultores orgánicos tienen sus apiarios en las partes altas de Quetzaltenango, en las comunidades de los departamentos de Quetzaltenango, San Marcos, Huehuetenango y Sololá; mismos que son inspeccionados por certificación de tercera parte cada año. Según Emilio Godinez, técnico de la organización, la cosecha de miel orgánica constituye en promedio dos contenedores de miel por año, teniendo como principales mercados Europa y Centroamérica (Costa Rica). STBO5950

Producir miel de abeja orgánica no es fácil. Hay que cumplir con una serie de normas y rigurosos estándares internacionales. Los colmenares por ejemplo deben ubicarse lejos de entornos contaminantes como industrias, ciudades, pesticidas, fertilizantes o cultivos genéticamente modificados y en un radio de 3 kilómetros de distancia y a 1500 metros de cultivos convencionales. Tarea difícil cuando se sabe que la abeja pecorea libremente por entre los campos y es imposible limitar su vuelo a determinada área.

La ubicación de los colmenares no son la única norma de cumplimiento, además los apicultores deben contar con una fuente natural de néctar para alimentación de las abejas y contar con alimento sustituto certificado para época de invierno, cosa que es difícil para muchos apicultores según Godines, pero no para la FECCEG que cuenta con producción de panela orgánica certificada. 

Debido a que tenemos la alimentación y podemos sustituirla, de momento no tenemos problemas con los rendimientos. Quizá si no tuvieramos el alimento sustituto tendriamos que dejar miel de reserva y bajarian los rendimientos, pero nosotros no tenemos ese problema, enfatizó Godinez. 

La cosecha de miel orgánica va de febrero a mayo y los apicultores organizados se trasladan desde sus remotas y encumbradas comunidades hasta la planta para entregar la miel. Aquí tenemos una ventaja porque se puede rastrear la trazabilidad de toda la producción, quien es el apicultor, en qué fecha trajo la miel y todo eso lo tenemos en registro, subrayó orgulloso Godinez.

PQDO9868Los apicultores de la FECCEG realizan buenas prácticas de extracción, con herramientas adecuadas hechas de acero inoxidable. Las extracciones al aire libre están prohibidas para los apicultores biológicos, por lo que algunos cuentan con casitas móviles donde llevan su extractor de acero inoxidable para salvaguarda del proceso y evitar cualquier contaminación del panal a la sala de extracción.

De las siete cooperativas apícolas que existen en todo Guatemala solo tres se encuentran en periodo de transición para la obtención de la certificación de miel de abeja orgánica.

EL DATO

La Federación Comercializadora de Cafes Especiales de Guatemala, FECCEG, articula 250 apicultores de ocho departamentos del país de los cuales 40 son mujeres, 20 comparten la actividad con la caficultura, 62 son orgánicos certificados y el resto se dedica únicamente a la apicultura.

En 2018 la cooperativa cosechó 10 contenedores de miel de abejas (480 qq c/u) entre miel orgánica y de comercio justo.

La FECCEG cuenta con 9,800 colmenas registradas de las cuales este año se estima cosechar 4 mil quintales de miel 

Escrito por Natalia López